A Brief History of John Baldessari

apolitik_baldessari

 

John BaldessariNo haré arte aburrido

Artista conceptual en los 60‘s, escribía en una libreta de forma obsesiva una y otra vez, No haré más arte aburrido.

Esta misma aversión al aburrimiento es la que le impulsó un año antes, el 24 de julio de 1970 a quemar toda su obra anterior a 1966 que él conservaba cuadros de texto, fotocomposiciones, vídeos, esculturas y libros del artista, lo llamó Cremation Project (1970). Una purificación, una liberación, un renacer.

Baldessari lo cuenta en sus entrevistas:

‘Me di cuenta, aunque fue poco a poco, de que el arte era algo más que la pintura. Fue entonces cuando empece a quemar y destruir las pinturas.
Mi estudio era un cine vacío que pertenecía a mi padre. Lo usaba mientras no lo alquilaba. No vendía nada, así que cada vez tenía más cuadros. Me dije que si seguía pintando nadie sería capaz de encontrarme y me quedaría enterrado bajo todos mis cuadros. Decidí que no necesitaba guardarlos, ya que los tenía fotografiados.
Me propuse reducirlo todo al máximo, hacer miniaturas de los cuadros y enviarlas a mis amigos escondidas debajo de los sellos, como en las películas de James Bond, pero era demasiado trabajo. Así que los quemé. Era como quemarme a mí mismo. Así nació Cremation Project’.

Junto a cinco amigos prendió fuego a sus obras iniciáticas  para transformarlas en una entidad artística superior. Las cenizas reposan en una urna en su estudio. A modo de ritual, trazó una conexión entre la práctica artística y el ciclo de la vida.

Baldessari, se ha comparado a sí mismo con Cervantes o Goya, debido a la dicotomía entre lo divertido y lo trágico. Su ídolo es Jean-Luc Godard.

SUPERMARCHÉ

Tom Waits con su voz sumerge al espectador en la carrera de Baldessari, recreando su estilo en el vídeo A brief history of John Baldessari dirigido por Henry Joost y Ariel Schulman de la factoría Supermarché.
Los directores entran en la cotidianidad del hombre, los detalles de su oficina: el escritorio, las esculturas, las pinturas, las fotografías, la máquina de café, un postit con su clave WiFi; también personales, como algunas tarjetas de crédito o los estantes de su biblioteca.