Scorsese & Roll

Desde que el rock comenzó a sonar en las radios allá por los 50`s, cine y rock han mantenido una relación de amor odio con mas desencuentros que encuentros.
Martin Scorsese, ganador de un Oscar al mejor director, es uno de los pocos realizadores que ha sabido trasladar la emoción del rock a la pantalla. Scorsese es el productor de algunos de los mejores documentales de la historia del rock.

Con un master en cinematografía recién estrenado por la Universidad de Nueva York, Scorsese fue ayudante de dirección de Michael Wadleigh en Woodstock – 3 Days of Peace & Music (1970), y trabajo en el montaje con la editora Thelma Schoonmaker, ganadora de un Oscar por este trabajo, que se convertiría en la montadora habitual del cineasta.

+

En 1973 Scorsese rodó Mean Streets, su tercer largometraje. Martin necesitaba canciones potentes que reforzaran algunas escenas y para ello entró en contacto con Allen Klein, un duro tiburón de la industria discográfica, patrón de ABKCO Records y poseedor de todo lo que grabaron los Rolling Stones para Decca entre 1963 y 1970. Por un módico precio llegan a un acuerdo por el que Klein le cede dos canciones de los Stones, Tell me y Jumping Jack Flash. Esta última subraya el momento en el que Johnny Boy, personaje interpretado por Robert de Niro, entra a cámara lenta en el club.

Su siguiente trabajo para la industria del rock es The Last Waltz (1978), rodado en directo el 25 de noviembre de 1976 en el Winterland Ballroom de San Francisco. Era el concierto de despedida de The Band tras 16 años de carretera. Por el escenario pasaron: Bob Dylan, Eric Clapton, Van Morrison, Neil Young, Muddy Waters, Joni Mitchell o Ringo Starr.
El ego de los invitados y consumo de cocaína durante el rodaje pusieron en peligro el proyecto que se editó dos años más tarde. El documental tiene tres niveles diferenciados. Las entrevistas, la actuación en directo, en la que los asistentes casi no aparecen, y los temas de estudio.

Este trabajo forjó la amistad entre Scorsese y Robbie Robertson, guitarrista y compositor de The Band, que compartieron numerosas noches llenas de blues y clásicos del cine. Robertson se convirtió en el asesor de los sountracks de algunas de las películas de Scorsese como Ranging Bull, The King of Comedy, The Color of the Money, Casino, Gang of New York, The Aviator y The Departed. Todas ellas repletas de clásicos del rock de artistas tan famosos como los Rolling Stones, Allman Brothers, Cream, The Who, Harry Nilsson o George Harrison.

Casino (1983), Scorsese convierte las secuencias en una opera rock que transita de Bach con el coro de La Pasión según San Mateo a los satánicos Stones con Gimme Shelter, Can’t You Hear Me Knocking que ilustra la escena en la que Nicky Santoro se convierte en el gángster oficial del Tangiers; Heart of Stone primera cita de Sam con Ginger; la decadencia llega con el Satisfaction versión Devo. Cream con el tema Those Were the Days.

La voz oscura de Dinnah Washington, los blues de Muddy Waters, B.B. King, Little Richard dan contrapunto al lounge de los Platters, Otis Redding, Brenda Lee o The Moody Blues.
Estamos en Las Vegas la ciudad de Dean Martin, Sami Davies Jr., Frankie Avallon, Louis Prima, Tony Bennett, Hoagy Carmichael, y Jimmy Smith con el tremendo instrumental Walk on the Wild Side.

The House of Rising Sun de The Animals, ameniza la faena de los sicarios prestando toda su fuerza al salvaje desenlace de la explosión del coche de Sam, de la que sale ileso.

Scorsese también trabajó para Michael Jackson, dirigiendo el videoclip de Bad (1987).
En el 2003 produjo una serie de tres documentales-ficción en los que se cuenta la historia del blues remontándose a sus orígenes. Uno se lo cedió a Win Wenders, otro a Clint Eastwood y el tercero lo dirigió él mismo.

Se unió a Bob Dylan para montar No Direction Home, un documental autobiográfico compuesto por entrevistas, grabaciones y una montaña de material de archivo. Destacar la escena del concierto del 17 de mayo de 1977 en Manchester, en el que una persona del público llamó a Dylan “¡Judas!” mientras presentaba el tema Like A Rolling Stone en formato eléctrico acompañado de su banda The Hawks, más tarde The Band.

Shine a Light (2008) un documental de la gira de A Bigger Bang, en el que se cuentan anécdotas que acompañan a un concierto grabado en el Beaton Theater de Nueva York en el que participaron invitados tan diferentes como Jack White, Christina Aguilera o el bluesman Buddy Guy, con la especial asistencia de la familia Clinton.

Es el productor de Boardwalk Empire (2010-2013), de la que dirigió el piloto.

Actualmente Scorsese esta en la producción de una nueva serie para HBO situada en el Nueva York de los 70’s y que trata sobre los asuntos de una discográfica. También participan en la producción Mick Jagger y Terence Winter.

Se podría afirmar que Scorsese ha montado, sin duda, las mejores imágenes de rock que se han visto y oído en las pantallas.