Artists and Robots

 

Artistas y Robots, Grand Palais, París, hasta el 9 de julio de 2018.

La inteligencia artificial ha avanzado desde la década de 1950, la imaginación artificial todavía no esta desarrollada de manera suficiente.
Los comisarios de Artistas y Robots, Laurence Bertrand Dorléac y Jérôme Neutres explican en un video: estos son robots de artistas en lugar de artistas robots.
La exposición Artistas y Robots, se aventura en un nuevo territorio para decirnos lo que no es arte, los errores de copia aleatorios pueden ser necesarios, pero también son insuficientes.

Los robots esclavos se están liberando con inteligencia artificial de sus propietarios +/- artistas para crear un arte muy diferente al humano. Será necesario una exposición comisariada por robots, un nuevo mercado para las corporaciones domóticas.

¿Sueñan los robots con Paul Gauguin?

La exposición esta ordenada cronológicamente en tres épocas.

  • La primera a partir de 1950 con artistas como Jean Tinguely y Nicolas Schöffer que construyeron robots, colecciones de piezas móviles impulsadas por motores, para crear arte cinético.
  • La segunda comienza en 1970 con pistas que conducen a la revolución digital.
  • La tercera muestra el momento actual y se proyecta en el futuro, titulada: El robot se emancipa a sí mismo. Que nos plantea la pregunta: ¿Pueden los robots hacer arte?

La tecnología digital introdujo el software y los algoritmos como herramientas con las que crear arte, y los artistas exploraron estas posibilidades técnicas.
En la exposición se pueden ver trabajos de artistas de vanguardia:

Peter Kogler que utiliza el espacio de una habitación para crear la sensación de que estamos encerrados dentro una ilusión óptica. La sofisticación técnica de los eventos aumenta la percepción de robotización de fragilidad humana.

Joan Fontcuberta con las pinturas de 2003-04 de su serie Orogénesis, en la que utiliza algoritmos para crear paisajes tridimensionales a partir de coordenadas cartográficas 2D, con la técnica de William Turner y Paul Cézanne.

Michael Hansmeyer con las Columnas Astana 2017, formas arquitectónicas, creadas por un algoritmo que aplica principios evolutivos para clonar repetidamente una columna dórica. Empleando cartón cortado con láser no la piedra primigenia de los griegos.

Pascal Haudressy con ORLAN, utiliza el computer como paleta y pincel para producir material pictórico. Transformaciones, distorsiones en las que el computer calcula las coordenadas de cada píxel.