Work-life balance

 

Trabajar. Información básica acerca de lo que se espera de cada uno de nosotros una vez terminas tu periodo de formación y que normalmente no te cuentan.

Cambiar tu tiempo por dinero es un mal plan
  • Inherente a la naturaleza transaccional de este acuerdo es la idea de que preferirías estar haciendo otra cosa con tu tiempo.
  • Solo recibes un pequeña cantidad de dinero a cambio de tu trabajo.
Un pequeño calculo

Trabajar durante 40 horas a la semana durante los próximos 40 años, 4,8 millones de minutos hasta la jubilación. Un promedio de 50 semanas al año. Se supone que de esta forma obtenemos un nivel de vida aceptable, que incluye un apartamento, comida saludable, un vehículo y 15 días de vacaciones. Si tienes una pareja con un nivel de ingresos similar podrás mejorar la calidad de la vivienda y la comida. Podréis tener un hijo y darle una formación aceptable a base de suprimir lujos.

Si quieres mas tendrás que optar a un segundo empleo a tiempo parcial o completo según sea tu nivel de ambiciones o deudas.

Vender su tiempo por dinero es un mal negocio, incluso si no hay nada más que prefieras hacer con su tiempo. Cada vez de forma mas frecuente las empresas eliminan puestos de trabajo y utilizan mano de obra subcontratada o contratada a muy bajo precio.
Los días que más esperamos son en los que no trabajamos.

Traten de no encontrar un trabajo

Traten de no encontrar un trabajo en una empresa haciendo algo solamente para subsistir, algo que no tiene nada que ver con sus deseos creativos.
La mayoría de las personas no estamos en esa posición.

Por esto se debería plantear la posibilidad de un ingreso básico universal, la lógica de la idea es impecable, las personas serian mas felices y la calidad y dedicación en el trabajo subiría, todo tiene sentido cuando uno logra trabajar en algo que le gusta.

Vivir sólo para ganar dinero o pasar el rato y dedicarle lo mejor de nuestra energía a un trabajo en el que no creemos, no tiene ningún sentido.

Claro que en la sociedad actual tal y como esta organizada muchas personas no pueden darse el lujo de estas consideraciones, pues la realidad cotidiana y la economía diaria limitan sus posibilidades de imaginar escenarios distintos.