Mongolia

mongolian-eagle-hunters

 

Eagle Hunters of Mongolia

Leo Thomas, fotógrafo alemán que forma parte del consorcio de fotógrafos German Roamers, visitó la región de Altai en el oeste de Mongolia para fotografiar a un pequeño grupo de nómadas que todavía practica el antiguo arte de la caza del águila.

Forma tradicional de cetrería con aves de presa entrenadas para cazar animales salvajes como zorros y liebres, una tradición que se ha transmitido de padres a hijos de generación en generación durante miles de años. 

En 2011 la UNESCO agregó la caza del águila kazaja a la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, como ejemplo de patrimonio humano vivo.

En la actualidad no quedan más de 300 entrenadores de águilas, la mayor parte hombres, una decena de mujeres que también entrenan águilas entre ellas Zamabol junto a su hermano Barzabai, que son parte de una familia nómada kazaja.

Las espectaculares imágenes tomadas por Thomas capturan a Zamanbol a caballo y vestida con ropa de piel hecha a mano, transmitiendo su fuerza de espíritu libre y su vínculo inquebrantable con su águila y su caballo.