No soporto el rap

Apolitik_NickiMinaj

 

No soporto el rap, ni el hip hop pero ¡Mola el reggaeton y el twerking!.

Llegó para quedarse. No es una moda pasajera de las que aparecen y desaparecen con el tiempo.

Latinos de las periferias urbanas de las grandes ciudades han adoptado la variedad rumbera y salsera del reggaeton como su sonido habitual.

El éxito de Eminem, Nelly o 50Cent y con una estética similar basada en coches caros, ropa ancha, bling bling -joyas- y chicas en tanga meneando lo que sus madres les dieron y ellas mancillan cada día, las principales estrellas del reggaeton como Daddy Yankee, Don Omar, Tego Calderon o Ivy Queen con himnos tipo el Papi Chulo, Gasolina o Dale Don dale, el reggaeton se ha convertido en un fenómeno de clase, adueñándose de los medios. En esta clase incluimos el arambie de Azealia Banks también conocida como Miss Bank$ o Nicki Minaj con su Anaconda.

La mezcla de reggae, hip hop y ritmos latinos se convirtió en la formula ganadora para atraer a las nuevas generaciones latinas que deseaban un sonido más eléctrico, la herencia de Bob Marley fue definitiva.

Así nació el reggaeton, que empezó utilizando los mismos instrumentales que los jamaicanos, pero pronto derivaron a una mezcla con una percusión más rítmica propia de la salsa y el merengue.
El reggaeton es el resultado musical de pasar por la batidora del electro los ritmos latinos de la salsa y el merengue con el dub jamaicano del reggae, apoyado en la estetica y actitud del hip hop más comercial y arrabalero.

Lamentablemente, lo que empezó siendo interesante poco a poco se ha ido comercializando y perdiendo interés por la poca variedad de las bases instrumentales y, sobretodo, por el poco sentido del flow que tienen sus estrellas. Convirtiendo algo espontáneo en una repetitiva formula comercial.

Los intérpretes del reggaeton toman sus influencias directamente del hip hop americano sin filtro, vestidos casual wear con Fubu, Sir Benni Miles, Sean John o Roca Wear, gorras de equipos de la NBA o NFL, sacados directamente de un vídeo de Puff Diddy o Jay-Z. Ser un ‘nigga from the ghetto’ auténtico y no parecer una copia es difícil, si pero hay que hacerlo.
Twerking, hay que mover el culo de la forma mas rítmica y provocativa posible, algo imposible para los blanquitos.
El reggaeton es un virus nocturno que aprovechando los despistes te atrapa con ritmos sexuales bailados por rotundas mujeres perreando en minifaldas sobre mini tangas.
Dejad el sofá y salir esta noche al bareto latino mas cercano, olvida el gintonic y dale al ron, baila a saco, el triunfo no esta asegurado pero si la diversión.