Tobacco Road

Fumar, una liberación que se hace a escondidas, robando tiempo al trabajo, se ha convertido en un signo de rebeldía e insumisión contra el poder establecido, jefes, policía, políticos.

Tabaco, adictivo y prohibido, presencia constante e inspiradora en la literatura el jazz o el blues, o después de echar un polvo.

Nadie imagina un club sin una nube de humo en el ambiente. Las fotos de conciertos muestran a los músicos, Lou Reed, Keith Richards o Ronnie Wood, sujetan sus cigarrillos entre las cuerdas de sus guitarras o un cenicero repleto sobre el piano de Tom Waits de Closing Time.

Nick Cave, cigarrillo entre los dedos agarrando un micrófono para interpretar Deanna o Lee Brilleaux con los Dr. Fellgood, soplando la armónica cigarrillo en ristre.
Portadas de músicos desafiantes con un cigarrillo: Paul Simonon con un proletario cigarrillo en la oreja en el Combat Rock de The Clash, o Nina Hagen con el cigarro en la comisura de la boca en la portada de su primer álbum, o Roy Loney con los Flaming Groovies en Teenage Head.

Sally Grossman sostiene seductora un cigarro en la portada del histórico Bringing It All Back Home (1965) de Bob Dylan. El sobrio Leonard Cohen en Live Song fumaba un purito y el nuevaolero Nick Lowe enciende uno en la portada de Party Of One. Los provocadores Dinosaur Jr. en la portada de Green Mind (1991) una niña con cigarro en la boca.

+

En España, destacan las portadas de Nazario, ver la de los sevillanos Dogo y Los Mercenarios, sexo, cigarrillos y caballo.

Dándole una vuelta más al asunto del humo llegamos a Kinky Friedman, candidato independiente para gobernador en el estado de Texas, partidario retirar las restricciones al consumo de tabaco y marihuana, poner en libertad a los que están entre rejas por delitos relacionados con el consumo de marihuana.

Si no puedes prescindir del tabaco y el alcohol, no te preocupes, escucha Cigarettes, Whiskey & Wild, Wild Woman de Buck Owens o el salvaje Tattoos and cigarettes, de un ídolo del rock sureño como Warren Haynes ex The Allman Brothers Band y ahora en Govt Mule.

Buscando en la memoria nos encontramos con Tobbacco Road gran novela de Erskine Caldwell publicada en 1932 y convertida en gran película por John Ford en 1941; en 1960 sirvió de inspiración a John D. Loudermilk para componer Tobacco Road.

El tema original de John D. Loudermilk se convirtió en un éxito en 1964 con una versión country-blues de The Nashville Teens; en 1966 los neoyorquinos The Blues Magoos con la guitarra de Mike Bloomfield le dieron brillo psicodélico. Brother Jack Mc Duff también la grabó para el sello Stax con arreglos órgano Hammond B-3.

Jefferson Airplane la incluyó en álbum de debut Takes Off (1966); pero la versión mas conocida llegó con Eric Burdon & War en el disco Eric Burdon Declares War (1970), que también contenía Spill The Wine; pero el exceso llegó de la mano del guitarra texano Edgar Winter con una jam session en Roadwork (Live – 1972).