Rhye

Rhye

Beautiful es el nuevo tema de Rhye

Rhye es elproyecto musical de Mike Milosh, músico y cantante canadiense procedente de Toronto. Con formación clásica en el violonchelo.

Se traslado a Berlin para dedicarse a la música como vocalista y productor. Sus inicios fueron con el nombre de Milosh con el sello Plug Research, con los que edito dos álbumes, You Make Me Feel (2004) y Meme (2006).

Al principio Rhye estaba formado por Milosh y el instrumentista danés Robin Hannibal, en 2012  editaron online dos singles Open y The Fallon, pero Robin Hannibal abandono el proyecto en 2013 en los inicios de la grabación de su primer album Woman (2013).

En el aislamiento de la pandemia de coronavirus, Milosh ha colaborado con Secular Sabbath en la programación de música ambiental en vivo para fomentar la salud mental y la calma interior. Realizando sets ambientales en los amaneceres en una propiedad cercana al desierto de Joshua Tree, con la ayuda de Diplo.

Milosh dijo en un comunicado de prensa:

Mientras todos compartimos este loco momento colectivo que es la cuarentena, hay muchas formas de lidiar con el aislamiento, muchas formas en las que realmente podemos estar con nosotros mismos.

Para mí, celebrar la belleza de mi pareja ha sido una gran inspiración y una gracia salvadora. La belleza es algo a lo que debemos estar abiertos en este momento. Encuéntrelo en la música, el arte, sus seres queridos o usted mismo.

La belleza es algo a lo que realmente debemos estar abiertos en este momento.

Rhye tiene un sonido sensual con múltiples matices, elegante. Con los ingredientes justos, consigue dar con la fórmula perfecta y llega a nuestro corazón.

Desde que comenzó el encierro en Los Ángeles, en agosto pasado, él y su pareja, Geneviève Medow-Jenkins, se mudaron del centro de la ciudad a un lugar más aislado, para trabajar en un video.

Pero por la cuarentena y que todos estamos bastante nerviosos y poco sociables el asunto se complico, hablo con la coreógrafa Lisa Eaton que le dio las claves para filmar una serie de bailarines en sesiones en solitario y esquivar el aislamiento.

No quería contar una historia específica, quería capturar momentos hermosos, respetando el distanciamiento social filmando alejado con teleobjetivos y Lisa hizo una coreografía bailando desnuda.

Uno de los problemas que tuvimos fue editar un video apto par las puritanas redes sociales.